jueves, 11 de septiembre de 2008

No puedo olvidar

Esta noche no puedo olvidar que tengo que leer. Debo culturizarme. Esta noche puedo olvidar que tengo que escribir en mi diario. Debo reflexionar en voz alta sobre lo que pasa por mi cabeza. Pero esta noche, sobre todo, no puedo olvidara que lloras. No puedo olvidar tu llanto que retumba en mi cabeza mientras que yo, impotente, no puedo hacer nada por saciarlo. Sé que mi sola presencia te tranquilizaría pero por avatares del destino no puedo hacerlo. Más quisiera yo que estar a tu lado, en tu regazo hablando o cogiéndonos mientras vemos como pasa el tiempo juntos. Los dos, a la vez, sin fisuras ni lejanías, cara a cara, mano a mano como dos personas que ven el porvenir con los mismos ojos y que en su reflejo albergan la felicidad de quienes se comprenden en las profundidades de sus seres.


Esta noche no puedo olvidar que tu sufrimiento tambalea el mío. Debo recordar que, aunque suene cursi, me has llegado al fondo de mi persona. Tú tienes algo que no veo más allá, ese aspecto indescriptible e invisible al ojo humano que te hace diferente. No está en otra, está en ti. Quizás sea tu cara cándida, quizás sea tu bondad o puede que sea tu amabilidad pero hay algo diferente en ti que te hace especial, que me mueve y que me atrae. Tú has conseguido que mi escritura se llene de palabras de amor, que te dedique palabras que jamás había dedicado a nadie, que haga lo que mejor se me da para ti. Por eso no lo olvides, porque la memoria es traicionera pero si recuerdas lo que eres quizás sufras menos. Porque por eso, te dedico estas líneas esta noche.

1 comentario:

grosekohondartza dijo...

sentitzeut zuri molestatzia, baña ezin nuen saihestu zerbait komentatzea...