miércoles, 21 de mayo de 2008

Las Crónicas de Vista Alegre (IX)

De manera tan absurda acabó la vida de Eva. Daba la impresión de que el destino no entendía de sentimientos y redimía a la chica. Era libre de todo pecado, pero se había ido sin piedad, sin una muerte digna, ni épica; se había ido como había venido: sin meter ruido. Había sido la niña maltratada por una sociedad cruel y egoísta que no veía más allá de sus intereses, una sociedad basada en una moral muy rígida para los más humildes y más flexible para los pudientes. Según la teoría todos eran iguales, pero el dinero y el poder lavaban conciencias y compraban parcelas en el cielo.

El funeral fue el típico velatorio donde se repartieron lloros y lamentos. Todo el mundo se sentía culpable, los unos por no haber reaccionado y los otros por no haber actuado. Habían sido testigos del deterioramiento de la joven y no habían hecho nada. Muchos que habían vilipendiado a la chica se hacían los indignados con el trato que recibió y culpaban a blancos fáciles. Hablaban de libros subversivos o de malas influencias como Jokin. Pero nada fue más allá de la simple artillería verbal, nadie tenía la valentía hipócrita de señalar con el dedo al prójimo. Tras hechos como este, en el que todos eran cómplices, este tipo de actitudes del que se sabe culpable pero pretende esconderlo eran naturales. La moral cristiana sólo despertaba cuando la herida estaba abierta y escocía, una vez cicatrizada volvía a su letargo.

El cura que ofició la misa no fue otro que Etxebarria. Apareció ante sus feligreses más dolorido que nunca, con el semblante serio pero sin que la palabra se le turbase. En su sermón, intentó alejarse de la imagen que se había formado alrededor de su persona: un hombre que no apreciaba más que la comida y el dinero. Mostró su aprecio por la chica, y así intentó capitalizar el dolor. Cínico, habló de ella como “la voz virginal del coro” o la “niña maltratada” y culpó a los que la habían insultado de su muerte para luego perdonarles porque “sabía que estaban arrepentidos de su actitud”. Conmovido por los acontecimientos y como en todos los funerales, al final de la misa, pidió por el alma de la joven para después dejar marchar a todos en paz. Después, se enterró a Eva en el cementerio del barrio. Su madre estaba destrozada, se sentía culpable del mal fario de su hija. Los Gortazar, que habían empezado la campaña de presión contra Eva, fueron a consolar a la madre y a ofrecerles sus servicios. Además, se ofrecieron a pagar el entierro y la misa. La madre quedó encantada, por fin alguien de la alta sociedad le hacía caso, y la sociedad reconoció el gesto. No se supo jamás si fue la moral cristiana de los Gortazar o su obsesión con su imagen la que corrió con los gastos. Los que no quedaron tan contentos fueron sus hermanos pequeños, que no paraban de preguntar dónde estaba su hermana. No era fácil explicar a unos niños aún ingenuos los mecanismos sociales del barrio y sus consecuencias.

La muerte de Eva no conmovió al barrio más de lo normal. Al principio, todo el mundo hablaba de ello y estaba conmocionado, pero poco a poco, el rodillo de la cotidianidad fue aplastando el acontecimiento hasta hacerlo una masa fina. La tragedia quedaba lejana y era mejor no hablar. Era un producto caduco. La gente olvidó lo ocurrido y el barrio volvió a ser lo de siempre. Parecía que esta vez la vida corría en contra de los desfavorecidos y a favor de quienes propiciaron los hechos acontecidos. Es verdad cuando dicen que el tiempo lo cura todo, bien sea para lo bueno como para lo malo.

FIN.

1 comentario:

Txopo dijo...

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Porqueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Pobre Jokin... ^^